viernes, abril 29, 2016

Las placas de nunca acabar

Sólo diré que hace ya más de una década escribí sobre lo mismo, esa vez entrevistando a los encargados del departamento de informática de la Secretaría de Hacienda (según recuerdo) y en las instalaciones del CUM. Ah, los tiempos de recaudación extrema y la manía de dejar todo para el final (death and taxes, right?). 

Mis entrevistados tapaban el sol de filas kilométricas de gente sudorosa y malhumorada con un dedo. Honestamente no recuerdo sus argumentos de por qué las cosas eran como eran. Y yo, que nunca pierdo la fe en la humanidad, les creía. Que los procesos iban a mejorar, que las bases de datos, que el padrón vehicular, blah blah blah. 

A estas alturas del milenio, yo me pregunto cómo es posible que TODAVÍA no se pueda pagar el reemplacamiento, los engomados, multas y esas cosas POR INTERNET sin la mentada cuenta única de contribuyente que aparece en la página de "Sonorense Cumplido", simplemente ingresando los datos de autenticación necesarios (IFE, número de placas, número de licencia, etcétera) y la información de pago. Y tampoco es como que expliquen mucho, o digan cómo obtener la cuenta única. Sólo aparece un letrero horripilante y una advertencia de que no se puede pagar en Banamex.

Entiendo que los objetos físicos se tengan que ir a recoger, pero bien los podrían mandar por correo o paquetería express. ¿Aumenta esto  los costos de operación? Cobren extra a quien opte por este servicio. Done. ¿Es una cuestión de identidades? ¿O hay que mantener viva a la burocracia? 

¿Cuál es el punto de tener cientos de gentes amontonadas en las agencias fiscales, para hacer una transacción que a final de cuentas es electrónica? Que alguien me explique. ¿Son problemas de logística?

Yo sé que no son enchiladas, pero se han tardado demasiado (sorry), sólo espero estar viva para ver el día en que no haya necesidad de tumultos en las agencias y subagencias fiscales al acercarse la fecha de vencimiento porque todo el mundo las está pagando por internet. 

Ni hablar, tome una ficha y espere (5 horas) su turno. Mientras, puede observar cómo transitan muy campantes y quitados de la pena los dueños de flamantes ONAPAFFAS y reflexionar el por qué tiene que PAGAR ANUALMENTE por el derecho de transitar libremente en un automóvil que fue adquirido LEGALMENTE en el país

Ojalá estuviera equivocada respecto a la cuestión del pago en lína, me encantaría estarlo. Si es así, de inmediato sáquenme alguien de mi vil ignorancia, aprendo el nuevo procedimiento, y ésta será la última vez que poso mi trasero en una de esas sillas de espera recaudatorias y/o tomo otro nefasto turno 170.

Out.




jueves, abril 28, 2016

Lo local no quita lo valiente

Me disponía esta mañana a tratar de "avanzar" en la tesis, pero me sedujo (como siempre) el canto de la sirena del iphone, esta vez con una invitación a una transmisión en vivo (periscope) por parte de Agencia Viernes, ubicada en Hermosillo. 

Se trataba de una interesante plática titulada "lo local no quita lo valiente", en la que básicamente exponen que cuando haces un trabajo profesional, la ubicación geográfica básicamente no importa, así como diversos aspectos de lo que debe entenderse como "profesional" (alejados de conceptos gastados como la vestimenta, seguir las reglas al pie de la letra, etcétera) centrándose en lo que puede resumirse en hacer un "trabajo chingón, chingón para ti, ni siquiera para tu cliente necesariamente, que quieras meterlo en tu portafolio". 

Otros puntos importantes tocados durante la charla son (1) el no esperar a tener dinero para hacer cosas, trabajar con lo que se tiene (2) divertirse con los proyectos, no tomarlos en serio en el sentido de "temerle" a una marca, sino "jugar" con ella y (3) la noción de que "hoy todo es sharing" y no son horas de andarse con cosas.

El expositor transmite estas ideas a los estudiantes de áreas creativas de una universidad de Ciudad Obregón, con un estilo desenfadado, bastante claridad y todo el insight que da la experiencia. 

También muestra algunos ejemplos del trabajo reciente de esta agencia con clientes locales y nacionales (Caffenio, Mazatún, Varón), así como el génesis de la misma, derivada de la fusión de dos agencias con visiones creativas distintas, pero complementarias. La plática está disponible en la fan page de la agencia (recomendable para todos aquéllos interesados en el proceso creativo).

(BTW, I´m back)