lunes, julio 21, 2014

Yo era una puta de Facebook

Por Talya Aluveaux*

Siempre fui una de esas personas que tomaban Facebook con poca seriedad. Escribía tonterías, lo revisaba, no sé, una vez al día, al salir del trabajo o algo. Esto viene desde las épocas de El Imparcial. Al principio, como todo, abrí una cuenta para probar el sistema (por Dios, tenía cuenta en ORKUT y Y!360, en todo excepto metroflog, porque hasta yo tengo mis límites), luego, poco a poco, no sé cómo, fui integrando amigos. En general eran los mismos de siempre, de todas las redes (flickr, blogs...) y early adopters, o al menos mucho más que yo, creo. La verdad la época es nebulosa y no recuerdo bien. Recuerdo, sí, haber sostenido conversaciones con personas de mi familia, animándolos a usarlo (i can be way too pushy sometimes) sin mayor éxito, they just didnt get it. Como casi no nos veíamos por el trajín diario de cada quien, mi argumento era que así sabríamos "en qué andabamos". Oh, big mistake. Eran tiempos de inocencia. Facebook era, me atrevo a decir, divertido... ¿inocuo? Es decir... ¿qué había de malo con "conectar" con estas personas, interactuar (de alguna manera) y recibir retroalimentación (un like, un comentario)? 

Luego, sin saber exactamente cómo, fue preciso desarrollar una especie de "escudo". Comenzó la comezón del séptimo año, o a saber de qué año, primero, con la paranoia de qué foto iba a subir, y la "censura" (no, esa no, me las mandas antes, etcétera). Kids play. Era cuestión de bloquear las etiquetas, voilá. "No te lo tomes en serio", era mi motto. Debo haberlo repetido mil veces. Y he aquí que un día, no sé cuándo ni cómo, no lo recuerdo, experimenté la primera "decepción" en esta estúpida red social. La verdad es que soy una persona sensible. De clóset. But still. Y así como te rompen el corazón, no sé, no puedo explicarlo, cuando algo de veras te importa, así vi o me di cuenta del primer BLOCK de un familiar. De dos, para ser precisos y casi al mismo tiempo. Un tiempo después de la muerte de mi padre. Fue tan extraño, tan raro, un rechazo así, "etéreo" pero como un mazazo en... ¿el corazón, el orgullo, la necesidad de sentirse apreciada por tu círculo cercano? Obviamente decidí que no me iba a afectar y simplemente seguiría usándolo como la herramienta que era, sin darle la mayor importancia (quiero decir, estas personas, eran migrantes digitales, escribían con mayúsculas, no sabían lo que hacían, you know, the whole 45+ person using facebook thing, a tumbos). La relación, por supuesto se enfrió. Prácticamente nunca las veo. 

Desde ahí, la red social adquirió para mi un tono un tanto turbio, puesto que siempre podía ver "los comentarios que no podía ver", por decirlo así. El siguiente mazazo (en donde haya sido) fue aquélla cosa a la que no fui invitada, requerida, avisada o como se diga (gosh, es tan difícil admitir sentirse herida por este tipo de bullshit). No sé si eran esos días del mes, i just busted into tears, that one time. Family again. Oh, the drama. 

La buena noticia es que hayan sido intencionales o no, ambas cosas generaron en mi un escudo bastante fuerte contra las "conspiraciones" familiares y un cinismo recalcitrante ante las dinámicas de Facebook. 

Hasta ese momento había sido bastante selectiva con los "Facebook Friends": Familia, amigos cercanos, personas favoritas de aquí y allá, algunos músicos y/o revistas o diarios. Luego empezó la avalancha de "Facebook request", y allá voy, aceptar, aceptar, aceptar. Y eso que no acepté muchas. Es cierto lo que leído por ahí, si esas personas se quedaron como parte del pasado, es por una razón, pero ahí está Facebook, para revivirlas. Craso error. De pronto estaba inundada de fotos que no me interesaba ver, cosas que no quería saber, asquerosidades varias, vendimias, estupideces, los memes... ah, los memes... las declaraciones de odio, de arrogancia, de no me importa, sí me importa, te debe importar, la "crítica" social con faltas de ortografía, el "activismo" político, los que creen que Facebook es un gran comercial (bueno, sí lo es), el eterno "empoderamiento" mal entendido, las frases de almanaque, la "sabiduría" reciclada... en fin. NO.

Whatever happened with smart, friendly, witty observations on life, the universe and everything, back in the begginig? Gone, all gone. And, friends, esto no es, como se me sugirió en una reciente conversación, la clásica evocación de "todo tiempo pasado fue mejor", no. Creo que es más bien una cuestión de decisiones incorrectas en la selección de personas que pueden y deben estar ahí, un tanto cuanto bastante demasiada presión social por aceptar a las personas que te mandan solicitud. Its just expected. I was weak, i didnt wanted them to think i was mean, or something. Although i kind of was. Not enterely honest, so there.

Luego, puede decirse, la gota que derramó el vaso... FAMILY AGAIN (this time, the other side), un incidente insignificante se convirtió, de la noche a la mañana, en una guerra de status, insultos, cosas que tuvieron que ser borradas, que trascendieron más allá de facebook, que provocaron lágrimas, odio, y un rencor que hasta la fecha perdura, que levantó una muralla peor que el bloqueo comercial a Cuba, hasta donde puedo ver, insalvable después de tanto "veneno", como dice la canción.

Válgame Dios, no sé donde estaba guardado todo eso. Mi familia siempre había sido "normal". Er... El punto es que, me tomó bastante, bastante tiempo, pero he visto la luz al final del túnel. Creo. No sé. Decidí ponerme a "dieta" de Facebook. Es un experimento que apenas lleva una semana (más que cualquier otra dieta que me haya impuesto) y ya tengo algunas cosas que reportar:

1. Paz mental. Nunca la tendré completa, porque estoy bastante loca y siempre quedará twitter, instagram, tumblr, foursquare, pinterest, but this all are at the moment not "infested" therefore, enjoyable.

2. No hice nada dramático o extremo, no borré mi cuenta, no bloquee a nadie, no hice nada excepto escribir un post de dos renglones diciendo que andaré por ahí, pero no en facebok, durante el verano.

3. FOMO (Fear Of Missing Out) is fading. I dont care. Or am i tricking myself into it?

4. Por lo regular entro a FB una o dos veces al día. Debo reconocer que la red ha hecho un buen trabajo en mostrarme cosas relevantes para mí. Sólo veo la primer entrada. No más. Quizá dedique 30 segundos, no más. Quizá un minuto al día. Es todo. Dado el nivel de adicción que había desarrollado, es mucho decir.

5. Lo anterior me lleva a este punto, que había, ejem, evitado, desde que tengo memoria y conexión a internet, he sido una especie de adicta. Los puntos más graves se dieron hace ya varios ayeres (98,99, 2000+?), ver amanecer mientras iba de link en link era una cosa normal... El affair con los BBS del 93, 94 no era nada comparado con aquéllo, pero debo decir, además de las desveladas agudas lo único que hacía era aprender cosas, había tanto, tanto... una de mis expresiones más comunes era "Dios, amo internet" (small town girl, no computer until 18 y/o). Lo que pasó con Facebook fue inesperado, porque me había hecho, de alguna manera "inmune" a estas cosas. MIRC, ICQ? Cmon. Facebook was a real TRAP para mi, la socialmente inepta, technology lover, patológicamente hipersensible con tendencias obsesivo compulsivas, a veces francamente neuróticas, Talya Aluveaux.

I mean, I can handle it, but it takes up too much energy (not to mention time). What do I care, really. I care about the people (well a little about some, a lot about others), does it mean i have to be liking every fucking thing they do? Should I be showing every fucking thing I do, either? Do I really have to feel anxiety about not keeping up or hurting someone feelings because I am not up to date with them? Ah, los likes, moneda de cambio, monumento al narcisismo, idiotez perenne. And I still do them (1 minute a day, though ;). ¿Ver a través del ojo de la cerradura? El gran panóptico? No, thanks. I DONT FUCKING CARE.

Supongo que la lección es que no seguí mi propio consejo: Llegó un momento en que sí lo tomé al menos un poco en serio. BIG MISTAKE.

6. Also, the internet and I are on our second honey moon, sort of speak.

Dos cosas tengo que decir: (1) El origen de la palabra idiota es "aquél que confunde lo privado con lo público", y (2) Katy was right.

Au revoir.

¿I guess?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada