jueves, mayo 28, 2015

El plan Ceibal (we have some catch up to do)

Por Talya Aluveaux*

Okay. Entonces de la cuestión de "tablets para todos" pasamos a la plataforma Sugar, que permite instalar esta plataforma de aprendizaje en prácticamente cualquier dispositivo, o correrlo "live", y hoy saltamos al denominado "plan Ceibal", al que ayer hacía referencia mencionando a dos jóvenes latinoamericanos que ganaron un concurso de Google precisamente colaborando con Sugar (ya sé que parezco disco rayado, no me importa, mañana hablaré de ese concurso, de todos modos nadie lee esto, ash).

Pues bien, decía que dichos resultados parecían ser de los primeros frutos del dichoso plan, cuya referencia escuche por primera vez durante la ponencia sobre inclusión digital que hacía una brasileña en COMECSO. Ya entonces (principios del 2012?) era referencia. Sé que quienes promovieron la implementación del uso de OLPC (One Laptop per Child) en Sonora revisaron la logística y la filosofía de Ceibal, así como de otros planes de inclusión digital implementados en América Latina, conjuntando con ellos una interesante propuesta local (que como ya vimos fue desplazada por el programa federal).

Ahora bien, yo me pregunto -porque claro yo nunca viajé a Sudamérica (Uruguay) ni lo he visto funcionar- en qué consiste el plan Ceibal, y qué clase de resultados se tienen, si ya estamos viendo jovencitos destacar a nivel internacional. Sobra decir que en el caso de Ceibal sí se utilizan las computadoras portátiles XO, y hasta donde entiendo, se respeta la filosofía OLPC para el salón de clases y la comunidad, pero no quiero pecar de ingenua. Veamos.

Aquí Peña Nieto tratando de hacer catch up, durante una visita a Uruguay...
Una de las cuestiones que encuentro más interesantes de Ceibal es que además de las aplicaciones que se encuentran en las laptops y tablets, el plan Ceibal ofrece variados recursos de aprendizaje a los que se puede acceder a través de Internet, es decir, ha conformado una especie de ecosistema que incluye Biblioteca Digital,Khan Academy y los servicios PAM, CLIC (ambos requieren célula de identidad otorgada por un docente), Valijas (esencialmente un compendio de herramientas TIC, desde blogger hasta la herramienta de programación Scratch), CREA y Domo (videos y juegos). Por cierto, ya hablaremos de Scratch. El próximo miércoles para ser exactos.

Otro aspecto interesante es el Aula Ceibal, una iniciativa complementaria al ámbito escolar con el objetivo de promover un mayor aprovechamiento de las tecnologías de plan Ceibal entre niños, adolescentes y adultos, así como entre los maestros y familias.En estas aulas se brindan cursos extracurriculares basados en la utilización de las computadoras del Plan Ceibal. Están distribuidas en los diversos barrios de Montevideo.

Pero vamos, incluso el diseño del portal de Ceibal es muy bueno (o qué opinan, diseñadores?). Se nota el interés, la prioridad que tiene para el país (nótese, no encuentro algo similar en México, si tienen un link, pásenmelo).

El Plan Ceibal fue pensado desde un comienzo para extenderse a todo el país en cuatro fases. La primera inició el primer semestre de 2007 con 200 computadoras donadas por OLPC (nótese, Negroponte presentó el proyecto del MIT el 2005), la fase dos ese mismo año hasta cubrir todo un departamento (equivale a un municipio), la tercera fase el 2008 cubriendo todos los municipios del interior del país, y la fase final enfocada en Montevideo y el área metropolitana. Primero la periferia y al final el centro. Por algo es un programa de inclusión. Esta fase concluyó el 2009, cuando todos los niños y maestros ya contaban con la herramienta. 

Nótese (de nuevo), el gobierno firmó un decreto por el cual se comenzó a ampliar gradualmente el alcance del Plan Ceibal a las instituciones de educación privadas, y al ciclo básico de enseñanza secundaria pública (primero a cuarto año). 

Algo que me encanta: Existe un Departamento de Monitoreo y Evaluación de Plan Ceibal, creado el 2008 y conformado por un equipo multisciplinario a cargo de Cecilia Marconi. El objetivo de este departamento es producir información válida relativa al desarrollo del plan, así como a la innovación del mismo proceso y los resultados inmediatos que se pueden constatar en términos de desarrollo social y educativo.

También hacen un interesante y responsable ejercicio de transparencia. En el mismo portal hay una serie de ligas que llevan a organigramas, presupuestos de los proyectos, informes de capacitación, calendarios de reuniones, convocatorias (licitaciones), estados contables, estructura de remuneraciones, viáticos, etcétera. Me dan un poco ganas de llorar.

En fin. Sin precedentes en el mundo por su alcance nacional, el plan permitió que todos los niños de los centros de educación estatales recibiran una computadora portátil con conexión inalámbrica (Wi-Fi), tanto dentro como fuera del aula, brindando así conectividad a centros educativos y sus entornos en todo el territorio del Uruguay. Dichos centros educativos se fueron equipando con redes WiFi selectivas (permitiendo sólo el acceso a equipos X.0 diseñados por el colectivo OLPC comprobando la dirección MAC del equipo que se conecta, y filtrar de acuerdo a la lista blanca, en la que sólo están permitidos equipos OLPC (se ciñeron al plan original del MIT).

La Red de Apoyo al Plan Ceibal (RAP Ceibal) fue creada para apoyar el desarrollo del Plan. Cuenta con voluntarios en todo el Uruguay y trabaja en grupos formados en cada localidad. Sus integrantes son voluntarios y no requieren de conocimientos informáticos. Su objetivo es colaborar a través de distintas modalidades: participar de la entrega de los equipos, realizar actividades con padres y familiares, desarrollar aspectos técnicos, ayudar a los niños a dar sus primeros pasos con los equipos, entre otras.

Uno de los efectos más obvios es la mejora en los rankings internacionales de "preparación tecnológica" de Uruguay. El índice Network Readiness Index (NRI) del Foro Económico Mundial subió de 3.67 puntos en 2006-20073 a 4.28 puntos en 2011-2012. Con ello Uruguay pasó del puesto 60 en la lista al 44 superando a países de la región como Brasil, México y Costa Rica. Este año Uruguay aparece en el puesto 46, con México en el 69.

Frank William La Rue (relator especial de la ONU) prevé que si el Plan Ceibal mantiene su alcance durante dos generaciones más, Uruguay tendrá la población con los mejores indicadores educativos del continente.

Claro. No está exento de críticas. Siendo un programa masivo mil cosas pueden suceder. La peor crítica, me parece, es que no se observan mejoras en los niveles de comprensión de matemáticas y lectura, al parecer un resultado recurrente del aprendizaje asistido por computadora. ¿Pero cuántos otros resultado no se están midiendo o son sumamente difíciles de cuantificar? Simplemente la conexión Wi-Fi que tienen hasta los niños situados en ubicaciones de última milla (sólo el 10% tiene problemas para conectarse). Es extraordinario. 

Claro que México es gigantesco y ni cómo comparar la magnitud de la tarea con Uruguay. Pero admitámoslo, el país está reaccionando tarde y está reaccionando a medias. ¿O no? Me encantaría estar equivocada.

Au revoir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada