miércoles, julio 11, 2012

¿Adiós blackberry? ¿Ahora sí? ¿For good? Er...

Por Talya Aluveaux*

Una de las conversaciones predilectas entre mi (ahem) compañero y yo es la que ocurre cada vez que a) es hora de pagar los recibos de los teléfonos celulares again  y/o b) las sendas blackberrys se congelan y/o descargan misteriosamente de nuevo.

Hace mucho tiempo que concluimos que estamos cansados de este dispositivo, en primer lugar porque nos parece, bueno, me parece que la relación precio/beneficio es baja. En mi caso, lo único que extraño es el BBM y el correo electrónico, pero usar los servicios básicos era una verdadera tortura (Twitter y Facebook, más o menos pasaban -más menos que más, errr.. ustedes entienden-, pero Foursquare? Dios me libre. Y la red ni pensarlo. No yo. No con mi paciencia. No con mi atención de mosca de la fruta).

Total. Que decidí dejar por la paz el plan blackberry y usar un plan de simple mortal en lo que me decidía por un iphone 4s o un galaxy note (aka we had no $ to splurge on such devices) y es hora que sigo con mi vilipendiada blackberry 8320 color vino que nomás con verla se descarga. Total. Tengo una larga historia como usuaria de "reliquias", pero ya me estaba acostumbrando a estar conectada y así, tipo, ciudadana del siglo XXI, ya saben :P

En fin. El caso es que el marido (rarísimo que suena esa palabra, insisto, de ahora en adelante le llamaré simple y llanamente Morpheus), nada orgulloso poseedor de una Blackberry un poquito más nueva, que alguna vez tuvo mejores tiempos, comienza a arrojar deliberadamente con desdén al pobre aparato cada vez que -soldado herido- se traba entre tanta nota de Reforma, tweet, post, e-mail, mensaje de texto y página Web.

Es hora.

Pero... ¿lo es? Y aquí comienza la saga. Yo no represento ningún problema. El iPhone más nuevo y ya está. No hassle. ¿Pero y él? Por una parte, está muy acostumbrado a la comodidad del teclado táctil de la BB, por no hablar del gran número de contactos profesionales, de trabajo, etcétera, con los que mantiene comunicación a través del BBM y la nada saludable adicción a las notas del periódico Reforma, a las que accede gratis.

¿Un Android?

Comienzo a preguntarme también si no será conveniente abandonar Telcel (el contrato vence el mes próximo) e intentarlo con Iusacell y/o Nextel... Ahora veamos. ¿Cuáles son las opciones disponibles, cuando el factor $ sí es un issue, pero se trata de un usuario bastante quisquilloso (though one)? Plus, no se valen los planes de tantos y tantos MB, es go ilimitado (o al menos 3GB) or go home.

Si elijo sin mirar precios, lo más apetecible sin duda es la Blackberry Torch 2 9810, el Samsung Galaxy SII y por supuesto, el iPhone 4S. Luego está la Galaxy Note, con la que por cierto se me hace agua la boca. Sin embargo, asumo que todos estos teléfonos representan un contrato de por lo menos $1000 mensuales en un plan más o menos decente sin contar el costo del equipo.

Habría que ver qué teléfono ofrecerán "gratis" en Telcel una vez finalizado el contrato, aunque esta opción está prácticamente descartada de antemano. En fin, no se pierda mañana la continuación de la saga, en la que se averiguará en el centro de "atención" Telcel más cercano los montos contantes y sonantes de los equipos mencionados, con sus respectivos planes.

Quizá terminemos con un megacel (nevaaaah). Nos pasa por ser prole.

Out.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada