domingo, noviembre 25, 2012

Dreamlist.co y una reflexión sobre Startup Weekend

slider-img-2
Make a movie!
Por Talya Aluveaux*

Supongo que dejaré el downgrade a Windows 7 para otro día, porque hoy quiero escribir sobre una conversación que más o menos seguí ayer en Twitter entre @vcastrejont y @eldroid, ambos front end developers si no me equivoco. Okay... tal vez no quiero escribir exactamente sobre la conversación que sostuvieron, más bien sobre algunas cosas que había pensado a raíz de un par de posts y un poco más de acercamiento al evento conocido como Startup Weekend, aunque en cierto sentido coincidimos.

El comentario general fue que la mayoría de las ideas están muy enfocadas a "ellos mismos", es decir, al grupo de gente que ya está envuelta en este círculo de ideas, tecnología, y de cierta manera a la vanguardia en materia digital, pero se olvidan del grueso de la población. Makes sense. Comentaban que alguien por ahí dijo que sería mejor idea "préstame tu casa en Tucson" que "préstame tu maleta" (la startup ganadora en la última edición de Startup Weekend Hermosillo). Fue simplemente un comentario.

Lo que yo había pensado era que se usaba la palabra startup con demasiada ligereza. ¿Construir una startup en un fin de semana? Er.. Ok... Buut...Er... Y como mis únicos elementos para analizar este fenómeno son apenas el evento pasado de Ciudad Obregón, y de cierta manera el que se llevó a cabo recientemente en Hermosillo, pues a ellos voy, y concluyo que a) el objetivo de este evento no es tanto la creación de startups, más bien se trata de una especie de plataforma motivacional, educativa y de cultura emprendedora, de la que, claro, puede desprenderse y así ha ocurrido, un gran producto, una buena idea que eventualmente puede madurar y convertirse en una startup con un producto/servicio sólido, y b) es un excelente caldo de cultivo, un semillero de ideas, un "bootcamp" y también, por lo que veo, una gran oportunidad de cross-networking.

Como todo esto son solo cosas que pasan por mi cabeza loca, decidí comunicarme con @jorgepistola, que participó en SWHMO con Dreamlist.co, y más recientemente presentó este mismo proyecto durante el SHDH (el sábado pasado) para que me platicara un poco sobre su experiencia al respecto, y porque así soy de curiosa y no entendía muy bien de que iba o para qué servía Dreamlist (por cierto gracias por atender mi llamada! skype me maybe?)

El resultado (según yo) es que, efectivamente, SWHMO es todo lo que dije y además una especie de catalizador o acelerador del proceso de formación de una startup, puesto que todas las personas interesadas en crear una están reunidas en un mismo lugar, y el formato exige la propuesta de ideas y su eliminación progresiva hasta que sólo quedan las más concretas (most likely to succeed?) y éstas tienen que ser presentadas en un pitch por el responsable, quien además tendrá que decidir a quién necesita en su equipo (diseñadores, desarrolladores, sociólogas wannabe...ah, no jajaja) y tratar de reclutarlo (estoy segura que me sentiría IGUAL que cuando elegían equipos en basquetbol! INÚTIL!)

El caso es que hay que corretear gente, supongo que en algunos casos ellos se postulan, y en otros uno ya tiene más o menos una idea formada de con quién quiere trabajar. Los planetas tendrán que alinearse. En el caso de dreamlist, así fue en parte porque algunos miembros del equipo ya se conocían y/o han trabajado juntos. Muy bien. Ya está formado el equipo de trabajo... ¿y ahora? Sigue una jornada intensa para sacar adelante un prototipo y aquí es donde diseñadores, desarrolladores y mastermind tienen que brillar.

Dreamlist.co es el resultado del deseo (precisamente ;) de crear un sitio o app que funcione como un instrumento de ayuda en línea para la consecución de sueños dividiéndolos en metas. Una especie de adminsitrador de proyectos, pero de logros como bajar de peso para semana santa, viajar a Ibiza en tu cumpleaños o, no sé, casarte, divorciarte, estudiar un posgrado (nooooo!)

Claro que para la puesta a punto de una app como esta hay docenas de obstáculos: Que si el nombre ya estaba tomado, que si el esquema de monetización no es el adecuado, cómo prevenir que los usuarios hagan trampa en el desbloqueo de logros, y mil más que tienen mortificado a @jorgepistola. La verdad que el verdadero trabajo de un equipo conformado en un evento como Startup Weekend comienza al apagarse los reflectores del intenso fin de semana, porque la idea puede morir allí, con una fanpage en facebook, algunos cientos de likes, un hashtag y un handle en twitter, y quizá un protoripo medianamente funcional en Android y/o iOS e incluso un sitio Web, y a eso me refiero con tomar la palabra startup a la ligera.

Lo contrario sería, por supuesto, tomarlo con seriedad y continuar con el proyecto. Reunir al equipo, arremangarse la camisa y sacarlo adelante cueste lo que cueste, hacer los cambios que sean necesarios, transpirar entusiasmo, poner inteligencia y voluntad al servicio de un proyecto que robará horas de sueño, acaso dinero de los propios bolsillos, con el objeto de crear algo útil, bello o necesario para este mundo. Dicen que no hay mayor satisfacción. Enhorabuena a quienes estén en este proceso.

Out.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada