viernes, julio 22, 2011

Entonces... ¿Qué es la nube?

Dice mi estimado Federico Cirett que diga que es magia y me deje de complicaciones (LOL). Pero qué le voy a hacer, soy famosa por mi obstinación maníaca, enfermiza y obsesiva de querer analizar y explicar todo.

Veamos. El término original en inglés utilizado para explicar este concepto es "cloud computing". El mismo Federico, candidato a doctor en ciencias computacionales por la Universidad de Arizona lo resume de manera muy efectiva: almacenamiento, procesamiento, distribución, sincronización... ¡magia!

Aunque me gusta la idea de manejar el tema al estilo chamánico, creo que es preferible recurrir a Wikipedia (¿qué? ¡suele ser un excelente punto de partida!): Cloud Computing* es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de Internet.

Dentro de este paradigma, todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles "en la nube".

¿Ah verdad? De manera que si usted tiene todos sus documentos de Word almacenados en su carpeta de trabajo y su disco duro "truena", pues sus documentos ya valieron, a menos que tenga respaldo. O si quiere llevarlos consigo debe llevarse la laptop, mandárselos por correo o copiarlos a una memoria USB. En cambio, si trabaja "en la nube" (por ejemplo, en google docs, sus documentos estarán allí cada vez que acceda a Internet, no importa desde dónde o desde qué computadora o dispositivo.

Obviamente, el tema es muchísimo más complejo, pero desde la perspectiva del usuario final, hablar de "la nube" es hablar de eso: La información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente.

Servicios como Dropbox, por ejemplo, permiten subir, sincronizar y compartir archivos y documentos en "la nube". Así es como se usa el término coloquialmente.

Claro, tiene sus riesgos. Si la nube es el único lugar en que está almacenada su información y algo sucede con dichos servidores, entonces...kaboom. Sin embargo, se trata de una posibilidad remota.

Y fíjese, luego dicen que Wikipedia no es útil:

El concepto de la computación en la nube empezó en proveedores de servicio de Internet a gran escala, como Google, Amazon AWS y otros que construyeron su propia infraestructura. De entre todos ellos emergió una arquitectura: un sistema de recursos distribuidos horizontalmente, introducidos como servicios virtuales de TI escalados masivamente y manejados como recursos configurados y mancomunados de manera continua. Este modelo de arquitectura fue inmortalizado por George Gilder en su artículo de octubre 2006 en la revista Wired titulado Las fábricas de información. Las granjas de servidores, sobre las que escribió Gilder, eran similares en su arquitectura al procesamiento “grid” (red, parrilla), pero mientras que las redes se utilizan para aplicaciones de procesamiento técnico débilmente acoplados (loosely coupled, un sistema compuesto de subsistemas con cierta autonomía de acción, que mantienen una interrelación continua entre ellos), este nuevo modelo de nube se estaba aplicando a los servicios de Internet.

Existen varias capas y tipos dentro de este paradigma, pero su descripción exhaustiva va más allá del objetivo de este humilde post, el de explicar a los científicos del Colson qué es la nube.

Mejor debí haber dicho que era magia.

Hasta mañana.

Tips a leia.y2k@gmail.com

*Al español lo traducen como "cómputo en nube". Hate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada