jueves, octubre 11, 2012

El Kindle y Yo (love story)

Por Talya Aluveaux*

Conste que digo "el" kindle y no "mi" kindle porque es de Morpheus. Aunque ya me apropié de él. De verlo con recelo y como una cosa realmente innecesaria, que venía a amenazar mis amados libros, he pasado a prácticamente no salir a ninguna parte sin él, y a cargarlo compulsivamente de libros y un par de revistas (bueno, nomás the new yorker, pero para qué quiero más) en el fabuloso formato .mobi, texto impecable y nada más, minimalista, sencillo, fácil de leer y usar, no hay interrupciones, no me cansa la vista.

El primer signo de la nueva compulsión es el interés gradual en el formato .mobi, y/o en conseguir algunos libros en ese formato vía descarga en vista de que JAMÁS los encontraría en las librerías de por aquí, not in this life anyway, y así, como no queriendo la cosa, me lo llevé una vez conmigo a Huásabas (el pueblo en el que crecí) de vacaciones. Esto fue un verdadero breakthrough, pues soy conocida por cargar una maleta con ropa y otra con libros cuando voy para allá. Pero esta vez no. Ésta vez sólo llevaba, muy elegantemente, el kindle y una free version de una novela llamada "Awakening".

It wasnt love at first sight, but at second... use. Eventualmente, algunos artículos de The New Yorker, luego, un libro de Bradbury (Halloween), uno de Gaiman... (it goes on and on) y aquí me tienen, me he vuelto una usuaria adicta y feliz, mi único pero en todo caso es que tengo que leer con luz, puesto que la pantalla no está iluminada, pero supongo que eso tiene que ver con que mis ojos no se cansen tanto.

Otra señal inequívoca de que ha pasado a formar parte de mi lista de late adopter beloved objects es que ya van dos veces que prácticamente me quedo dormida mientras leo, y a punto de soltarlo de las manos, algo clásico con los libros normales, pero no estoy segura de que el kindle resista una caída, así que tendré que recostarme del lado "seguro" (my precious!) y ya para acabar pronto, otra cosa que me encanta es lo fácil que se puede sostener, pues no tengo que mantener las páginas abiertas. Sostener el libro abierto de manera que se vieran las páginas y darles vuelta ha sido reemplazado por simplemente sostener el kindle y tocarlo ligeramente para pasar a la siguiente página.

La pila, por cierto, dura mucho tiempo, lo cual es genial, porque SIEMPRE se me olvida cargar los aparatos y NUNCA encuentro el cargador cuando lo necesito. Otro punto a favor es que se apaga solo, o bueno, se pone esa página de publicidad que no molesta para nada. En fin. Sólo quería decir que amo el kindle. Lo siento, Morpheus, looks like we´ll have to get the Fire HD (Paperwhite, perhaps?) for Xmas (i mean, for you). Out.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada